IDEAS TIPS

Grandes ideas para pequeños espacios

octubre 5, 2020

Cuando no se dispone de mucho espacio, los muebles versátiles, de doble función y con capacidad de almacenaje se convierten en nuestros aliados. También algunos trucos e ideas que consiguen transformar espacios. Aunque les falten metros, el salón, el comedor, la cocina o el dormitorio pueden ser igual de cómodos y bonitos que otros que sean más grandes.

Vía

SALÓN

En el salón leemos libros, escuchamos música o miramos la televisión, recibimos a nuestros familiares y amigos, y también guardamos muchas cosas. Si no disponemos de los metros suficientes, los muebles con doble función son los perfectos para cubrir todas las necesidades sin saturar el espacio.

El sofá adecuado para salones pequeños debe contar con almacenaje, líneas rectas y un respaldo no excesivamente alto. Como mesa de centro, podemos colocar unos pufs, también con almacenaje, que a la vez servirán de asientos extra. Una mesa de cristal es una buena alternativa.

Los espejos son el recurso estrella para ampliar espacios. Consiguen profundidad, hacen «crecer el espacio» y multiplican la luz natural. Conseguiremos un punto de luz allá donde los coloquemos. Los podemos poner en la pared del sofá o en un punto que tenga un reflejo bonito.

Es indispensable no dejar muebles o elementos que impidan el paso. Asimismo, los muebles es mejor que sean bajos, para no obstaculizar la visión global, ligeros y con estructuras muy simples.

En cuanto a los colores, es mejor disponer de una base en tonalidades neutras y claras, combinadas con detalles de color, ya que los colores claros transmiten amplitud y luminosidad.

COMEDOR

El comedor normalmente comparte espacio con el salón y lo ideal es separarlo visualmente. Las alfombras son uno de los elementos más utilizados para conseguirlo.

Las mesas redondas resultan bastante flexibles en cuanto al número de comensales que pueden acomodar y, si son de cristal, parecerá como si no estuviera ya que podemos ver el suelo a través de ella. Otra opción, es una mesa redonda extensible, ya que ocupa poco espacio cuando esta cerrada, pero una vez abierta tiene capacidad para muchos más comensales. En cuanto a las sillas, mejor si cuentan con el respaldo estrecho.

Podemos colocar también un banco con almacenaje adosado a la pared, en el caso de que queramos una mesa rectangular. Es una pieza versátil que ofrece una gran capacidad para guardar a la vez que regala más plazas de asiento que si colocáramos sillas.

Una mesa pequeña cuadrada o rectangular también puede ir directamente pegada a la pared, permitiendo así ganar espacio de paso.

Las lámparas deben ser ligeras. Aquí una vez más la mejor opción es el cristal transparente ya que no molestarán visualmente.

Un aparador pequeño es el complemento perfecto del comedor, ya que nos permitirá guardar la vajilla y la mantelería. Si sobre él colocamos un espejo apoyado, acompañado de unos jarrones con flores, conseguiremos ampliar visualmente el espacio a la vez que añadiremos encanto a la zona.

COCINA

La cocina debe disponer de una adecuada capacidad de almacenaje, una buena superficie de trabajo y garantizar unos movimientos cómodos. En espacios pequeños lo ideal es aprovechar cada centímetro, por lo que podemos utilizar la altura total del techo para colocar armarios. La mejor opción es que los armarios altos tengan menos profundidad que los armarios bajos, para aligerar el espacio. También se pueden sustituir los muebles altos por unos estantes para colocar la vajilla y la cristalería, además de ser más ligeros visualmente, quedarán muy decorativos.

Aunque la cocina sea pequeña, existen numerosas opciones para poder tener una zona office. Dejar un trozo de encimera sin armarios bajos, para guardar unos taburetes y poder poner las piernas cuando estemos sentados, colocar un tablero abatible en la pared o poner una mesa pequeña, también con taburetes que se escondan debajo, son algunas de las opciones disponibles.

En espacios pequeños se ha de aprovechar cada centímetro, por lo que se ha de prestar mucha atención a todos los detalles. Algunos a tener en cuenta, por su efectividad, son los ganchos bajo una balda para colgar tazas, una tabla de madera sobre el fuego para disponer de más espacio de trabajo o los accesorios interiores que aprovechan al máximo la capacidad de los cajones.

DORMITORIO PRINCIPAL

El dormitorio cuenta con dos elementos básicos que son muy voluminosos, la cama y el armario. La cama no debe tener mucha altura y mejor si cuenta con capacidad interior, ya sea con cajones o con el tradicional canapé. Si no queda espacio para colocar las mesitas de noche, podemos optar por colocar unas pequeñas repisas voladas o por un cabecero con repisas integradas. También podemos hacer un cabecero de obra que cuente con huecos a modo de mesilla.

En cuanto al armario, mejor si tiene puertas correderas, ya que no ocupan espacio al abrirlas. Si está pintado del mismo color de las paredes, además, quedará integrado y pasará más desapercibido.

Las lámparas perfectas para los dormitorios pequeños son las de techo y las de pared, ya que al no ocupar espacio en el suelo no obstaculizan de ninguna manera. La lámpara de techo se debe poder apagar desde la cama. Unos apliques en las mesillas, en lugar de las típicas lámparas de mesa, también aligerarán el espacio y permitirán poner unas mesas de menor tamaño, con lo que conseguiremos más amplitud visual.

Aplicando estos tips y prestando atención a los pequeños detalles, conseguiremos espacios realmente acogedores, cómodos y funcionales. Y es que los metros ya no son una excusa para renunciar al confort y a los espacios llenos de encanto.

    Leave a Reply