IDEAS LIVE&LOVE HOME

Crear un hogar libre de estrés y ansiedad es fácil

septiembre 21, 2020

Nuestra casa siempre ha jugado un papel fundamental en nuestro estado de ánimo y nuestro bienestar mental. Actualmente son muchas las situaciones que nos pueden provocar estrés y el espacio que habitamos nos puede ayudar a sentirnos mejor. Porque nuestra casa es nuestro refugio, merece la pena que, una vez cerrada la puerta, encontremos un espacio que nos permita relajarnos y desconectar, en el que sentirnos cómodos y seguros, y que nos haga sentir bien. Y conseguirlo es fácil.


Con unas simples pautas y unos cambios muy sencillos conseguiremos un hogar stress free, o lo que es lo mismo, libre de estrés y ansiedad. Un espacio limpio, tranquilo, ordenado y bonito que favorezca el descanso y renueve el ánimo.

Existen varios estudios que demuestran que el hogar, junto con el espacio de trabajo, son dos de los entornos más comunes donde nuestra salud mental se puede ver afectada. Y aunque pueden influir las personas que hay en esos escenarios y la relación que tengamos con ellos, así como nuestras experiencias previas, el entorno físico es uno de los factores que puede desarrollar el estrés.

Dicho esto, queda claro que merece la pena ponerse manos a la obra y realizar esos pequeños cambios que lograrán crear nuestro refugio perfecto, y también el más bonito ¿no crees?

Orden y limpieza

Es un básico, y por ello está en primer lugar. Un espacio ordenado transmite calma y es primordial para mantener el equilibrio y sentirse bien. Saber dónde encontrar cada cosa nos hará estar más tranquilos. Por tanto, es imprescindible no tener objetos innecesarios y que los que tengamos tengan asignado su lugar, ya que los espacios desordenados generan caos y malestar.

Bienvenidas plantas

Y no lo digo yo, lo dicen varios estudios, por lo que deberían estar prescritas por un médico. Además de aportar una nota de frescor y embellecer el espacio, cuidarlas nos ayuda a reducir los niveles de estrés. Su sola presencia crea la sensación de alivio y hace disminuir los pensamientos y sentimientos negativos.

Pero hay más. Algunas especies, a través de su olor y demás propiedades, limpian el oxigeno y mejoran la calidad del aire, además de reducirnos la tensión y hacernos sentir mejor. La lavanda, el Romero, la Sansevieria o el Bambú son algunas de ellas.

Espacios despejados

Es imprescindible no recargar el ambiente con muebles y objetos que no permitan circular con normalidad. Cuanto mayor es la sensación de espacio, más cómodos nos sentimos, por lo que recuerda, menos es más.

Y  no se trata de apostar por el minimalismo, aunque si gusta, también, se trata de evitar objetos innecesarios, estantes repletos de cosas o paredes que se vengan encima.

Bendita la luz

La luz natural influye en el estado de ánimo de todas las personas. ¿Quién no se ha sentido melancólico en un día gris? O llenado de energía en una mañana con un sol radiante. Debemos potenciar la luz natural al máximo y para ello podemos utilizar una base en tonalidades claras, que aportan más luminosidad y potencian la luz.

Es imprescindible evitar que los muebles tapen la entrada de luz natural, colocando los muebles voluminosos pegados a la pared, evitando poner piezas delante de las ventanas y no sobrecargando el ambiente para que la luz pueda llegar más lejos.

¿Tienes poca luz natural? Los espejos se convierten en tus aliados a la hora de conseguir más luminosidad, si los colocas cerca de la fuente de luz natural la reflejaran hacia otros sitios.

Para vestir las ventanas debemos optar por telas que permitan el paso de la luz, las telas translúcidas en tonos neutros como los visillos son las ideales. Los estores, nos permiten regular la entrada de luz según nos interese.

Y por la noche, cuida la iluminación artificial con puntos de luz cálida colocados estratégicamente para conseguir atmósferas agradables y acogedoras.

Los colores

Que los colores influyen en el estado de ánimo es de sabido desde siempre. Podemos utilizar un color u otro según el efecto que busquemos. ¿Qué quieres conseguir?

Amarillo o dorado claro: llena de energía y ayuda a desarrollar la mente.

Verde: es un color sedante que conecta con la naturaleza y todos sus beneficios.

Rosa claro: ayuda a relajarse y a conciliar el sueño.

Naranja claro: tiene propiedades terapéuticas.

Azul: es un color relajante. Nos hace más productivos y ayuda a la concentración.

¡Qué bien huele!

El sentido del olfato nos puede ayudar a relajarnos y para ello trataremos de conseguir un aroma suave y sutil recurriendo a flores, velas aromáticas o difusores de aromas.

Algunos de los aromas que nos ayudarán a conseguir un hogar libre de estrés son la lavanda, las rosas, los cítricos o el jazmín. Pero el mejor aroma es aquel que te transporta y te hace sentir bien por algún motivo especial ¿Un aroma con olor a mar? ¿Qué huela a hierba recién cortada? ¿El de esas flores que te recuerdan a tus paseos por el campo?

Coloca un ambientador en el recibidor para que nada más entrar en casa, sientas la cálida bienvenida que te da tu casa.

Tu rincón

Crea un rincón especial en algún lugar de la casa donde te sientas cómoda, para relajarte, leer un libro, escuchar música … Es necesario buscar un momento al día para ti, para hacer lo que te gusta o simplemente no hacer nada especial y desconectar.

Bye bye Tecnología

No se trata de prescindir de cualquier aparato tecnológico, se trata de evitar el uso del móvil o el ordenador antes de ir a dormir. Si apagamos los dispositivos una hora antes de ir a la cama conciliaremos mejor el sueño y dormiremos mejor y, por ende, estaremos más relajados y con un mejor estado de ánimo. Si los dejamos fuera del dormitorio, o guardados fuera de la vista, será más fácil no cogerlos.

Como ves son tips sencillos, pero muy efectivos. ¿Cuántos aplicas ya?

    Leave a Reply