CASAS

Acogedora, actual y llena de guiños al pasado

mayo 14, 2020

Una reforma llevada a cabo por el estudio Natalia Zubizarreta Interiorismo que ha conseguido dotar de una gran luminosidad a todos los espacios.

Fotografía: FELIPE SCHEFFEL

Se trata de la vivienda de Amaia, recuperada de su abuela, en la que principalmente se ha buscado obtener la máxima luminosidad y la convivencia entre muebles y objetos antiguos, que han estado siempre en la casa, con piezas nuevas y el estilo sencillo y moderno de los nuevos inquilinos. La reforma ha transformado los espacios, llenando de calidez hasta el último rincón. El resultado, una casa bonita, acogedora y llena de encanto, a la par que funcional y muy cómoda.

De esos muebles y objetos que ya habitaban la casa, cabe destacar las lámparas que Amaia guardó, propiedad de su abuela, y que restauró con mucho cariño, consiguiendo un resultado espectacular. Son piezas con historia, que añaden una nota personal, junto con el resto de los muebles recuperados, y que cuentan con un valor sentimental incalculable.

Para conseguir la gran luminosidad que ahora tiene la vivienda se optó por una base en blanco. Lo vemos en paredes, techos y mobiliario. Es el perfecto lienzo para destacar el bello suelo de madera, recuperado, y otros elementos como las sillas negras de la mesa del comedor, que aportan un bonito contraste. El color utilizado y los espacios abiertos que podemos ver en toda la casa, permiten que la luz se propague hasta el último recodo.

La zona del salón y la del comedor están perfectamente delimitadas. Están juntas pero no revueltas, perfectamente conectadas pero manteniendo cada una su espacio gracias la conservación de parte del tabique que antes las separaba.

En el comedor, la protagonista es la extraordinaria estantería de obra que da cabida a una gran cantidad de libros. El rincón de lectura ubicado al lado de la ventana es su perfecto complemento, ideal para pasar buenos momentos disfrutando de grata lectura.

La cocina, también en blanco y con unas generosas dimensiones, está completamente abierta al comedor y cuenta con una fantástica superficie de trabajo gracias a su gran península. La ausencia de armarios altos en el frente hace que se a muy ligera, visualmente hablando. Aun así, la falta de almacenaje en esta zona está perfectamente compensada gracias a los amplios armarios que ocupan todo un lateral.

En esta vivienda todo fluye. Es cómoda, gracias a sus espacios abiertos, y muy cálida, gracias a los toques finales aportados por los muebles, los textiles y los elementos decorativos utilizados.

    Leave a Reply