DIY

4 IKEA hacks con Cannage (o rejilla) que te conquistarán

mayo 5, 2020

El Cannage (o rejilla) está de moda. Se trata de una técnica antigua de trenzado de fibras naturales y actualmente lo podemos ver en multitud de objetos, como sillas, muebles o lámparas. Es un material que tiene mucho encanto, es elegante y combina a la perfección con multitud de materiales.

Y la rejilla se ha colado en estos IKEA hacks, que nos han conquistado por su resultado, por su sencillez y por lo fácil que es llevarlos a cabo. Tunear los muebles de la gran firma sueca es una manera fácil de convertirlos en piezas únicas. Aquí tienes 4 ideas:

1. UNAS BONITAS PUERTAS PARA LA BILLY

La estantería Billy es una de las piezas más icónicas, y más vendidas, de IKEA. Tiene un precio muy económico y muchas posibilidades. Si la pintamos y le ponemos unas puertas con rejilla, conseguiremos darle un aire completamente diferente.

Las puertas de este diy están hechas desde cero, pero existe una opción más fácil. Podemos tunear las puertas Oxberg, sustituyendo el cristal por la rejilla, o bien, pegando la rejilla sobre el cristal.

2. SENCILLO CAMBIO PARA EL ARMARIO IVAR

El armario IVAR pertenece a un sistema de almacenaje que cuenta con varios elementos que se pueden unir. Para este diy se ha utilizado únicamente el armario, añadiéndole patas y cannage en las puertas. Más fácil no puede ser, ya que se ha colocado directamente sobre ellas. El detalle final, unos bonitos tiradores que lo llenan de encanto.

3. UN CABECERO CON EL PANEL IVAR

Esta vez vemos una pieza del sistema de almacenaje IVAR, el panel lateral, utilizada para una finalidad completamente diferente a la original. Con este diy conseguirás un cabecero sencillo, original, bonito y muy, pero que muy económico.

Simplemente basta con cortar las patas del panel y graparle la rejilla por la parte trasera. Coloca unos soportes para colgarlo de la pared, y listo. Fácil, ¿verdad?

4. DE SIMPLE A ELEGANTE CON MUY POCO TRABAJO

Este último diy tiene como protagonista de nuevo al armario IVAR y un acabado similar al de la estantería Billy.

Empezamos eliminando las barras que tienen las puertas del armario en su parte posterior y marcando las líneas de corte con un lápiz. Para introducir la sierra de calar haz siempre primero un agujero con una broca. Sujeta bien la puerta para empezar a cortar. Una vez acabado, lija bien todos los laterales.

Ahora toca colocar la rejilla. Normalmente cuesta trabajar con ella debido a su rigidez, puedes sumergirla en agua tibia unos 15 minutos para trabajar mejor. Tomamos medidas, cortamos y grapamos. Y ya solo falta colocar las patas, ligeras y minimalistas, y las puertas en su sitio. El resultado es realmente favorecedor.

Los muebles con rejilla normalmente tienen unos precios muy elevados. Si te apetece tener alguno pero no quieres gastar mucho dinero, estos Ikea Hacks son una opción ideal, ¿no te parece?

    Leave a Reply